Crisis organizacional: Qué significa para nuestro equipo Qué significa una crisis en la empresa para nuestro equipo de prensa

Una crisis organizacional es un evento repentino e inesperado que conduce a disturbios importantes entre las personas en el lugar de trabajo, afectando también a la organización. En otras palabras, crisis se define como cualquier situación de emergencia que molesta a los empleados y conduce a la inestabilidad en la empresa. La inestabilidad de la organización puede llevarnos sin duda a una crisis de comunicación. Veamos cómo definimos lo que todo profesional de la prensa debería tener en cuenta.

¿Por qué surgen las crisis organizacionales?

La crisis puede surgir en una organización debido a alguna de las siguientes razones:

  • La falla tecnológica y el colapso de las máquinas. Los problemas en Internet, la corrupción en el software, los errores en las contraseñas resultan en crisis organizacionales.
  • Descuidar los problemas menores al principio puede provocar una gran crisis y una situación de incertidumbre en el lugar de trabajo. La gerencia debe tener control completo sobre sus empleados y no debe adoptar una actitud informal en el trabajo.
  • Comportamientos ilegales como aceptar sobornos, fraudes, alteración de datos o información conducen a la crisis de la organización.

 

Tipos de crisis
Crisis tecnológica

Las crisis tecnológicas surgen como resultado de una falla en los sistemas informáticos y de tecnología. Los problemas en los sistemas generales conducen a una crisis tecnológica. El colapso de la máquina, el software dañado y demás fallas técnicas dan lugar a este tipo de dificultades.

Crisis de confrontación

Las crisis de confrontación surgen cuando los empleados pelean entre ellos. Las personas no se ponen de acuerdo entre sí y eventualmente dependen de actos no productivos como boicots o huelgas para defender sus intereses.

Las disputas internas, la comunicación ineficaz y la falta de coordinación dan lugar a una crisis de confrontación.

Crisis repentina

Como su nombre lo indica, tales situaciones surgen de repente y con un aviso extremadamente corto. Los gerentes no reciben señales de advertencia, y tal situación en la mayoría de los casos está fuera del control de cualquiera.

Crisis humeante

Descuidar los problemas menores en el comienzo conduce a la crisis latente más tarde. Los gerentes a menudo pueden prever crisis, pero para eso no pueden ignorar los problemas y esperar a que alguien más tome medidas. Advierte a los empleados de inmediato para evitar tal situación.

Bancarrota

También surge una crisis organizacional cuando las empresas no pagan a sus acreedores y a otras partes. La falta de fondos conduce a la crisis. 

 

¿Cómo gestionar una crisis en tu organización?

El proceso de manejar cambios inesperados y repentinos en la cultura de la organización se denomina gestión de crisis.

La gestión de crisis es el arte de lidiar con eventos repentinos e inesperados que molestan a los empleados, a la organización, e incluso a los clientes externos.

La gestión de crisis organizacional incluye actividades y procesos que ayudan a los gerentes y a los empleados a analizar y comprender los eventos que pueden generar crisis e incertidumbre en la organización.

Esta gestión consiste en una coordinación efectiva entre los departamentos para superar situaciones de emergencia.

Los empleados en el momento de la crisis deben comunicarse de manera efectiva entre ellos y brindar su mayor esfuerzo para superar los tiempos difíciles.

En el momento de la crisis, la gerencia debe estar en contacto regular con los empleados, los clientes externos, las partes interesadas y los medios de comunicación.

Evita ser demasiado rígido. Debes adaptarte bien a los cambios y situaciones nuevas.

Recomendaciones finales

Puede ser difícil imaginar lo que constituiría una crisis para tu organización hasta que te enfrentes a una.

Una crisis es un problema en una escala inicial. Un evento perturbador e inesperado, que si no se aborda de inmediato, puede poner en peligro a tu empresa.

Por supuesto, en ese momento, no importa si una situación no deseada califica como una crisis basada en un conjunto predefinido de criterios; la clave es poder responder apropiadamente.

Reaccionar de manera apropiada a una crisis implica tener un plan. Pero el mismo proceso de planificación te prepara para afrontarla, te hace pensar en lo que es importante cuando sucede lo inimaginable.

Y, como último consejo, si identificas las fuentes de debilidad o vulnerabilidad de la organización, podrás tomar medidas para evitar una crisis en primer lugar.